¿COMO PUEDO PREVENIR LAS PÉRDIDAS DE ORINA?

La incontinencia urinaria es un problema frecuente y que no hablamos de ella porque causa vergüenza. La intensidad abarca desde perder orina ocasionalmente cuando toses o estornudas hasta tener una necesidad de orinar tan repentina y fuerte que no llegas al baño a tiempo.



Existen varios tipos de incontinencia urinaria

  • Incontinencia de esfuerzo. La orina se escapa cuando ejerces presión sobre la vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado. Se debe a una debilidad de los músculos del suelo pélvico y una vejiga fuera de su posición normal. Esto ocurre porque la presión sobre la vejiga, le hace perder orina.

  • Incontinencia urinaria por urgencia. Tienes una necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina. Es posible que tengas que orinar con frecuencia, incluso durante toda la noche. La incontinencia urinaria por urgencia puede deberse a una afección menor, como una infección, o a un trastorno más grave, como un trastorno neurológico o diabetes.

  • Incontinencia por rebosamiento. Experimentas goteo de orina frecuente o constante debido a que la vejiga no se vacía por completo.

  • Incontinencia funcional. Una discapacidad física o mental te impide llegar al baño a tiempo. Aunque el sistema urinario funcione con normalidad, eres incapaz de controlar la micción, Se asocia a enfermedades como Alzheimer o Parkinson.

  • Incontinencia urinaria mixta. Experimentas más de un tipo de incontinencia urinaria; la mayoría de las veces, esto se refiere a la combinación de incontinencia de esfuerzo e incontinencia urinaria por urgencia.

Ciertas bebidas, alimentos y medicamentos pueden actuar como diuréticos, es decir, estimulan la vejiga e incrementan el volumen de orina. Estas opciones incluyen:

  • Alcohol

  • Cafeína

  • Bebidas carbonatadas o agua gasificada

  • Edulcorantes

  • Chocolate

  • Alimentos con alto contenido de especias, azúcar o ácido, especialmente los cítricos

  • Medicamentos para la presión arterial y el corazón, sedantes y relajantes musculares

  • Altas dosis de vitamina C


Incontinencia urinaria persistente La incontinencia urinaria también puede ser una afección persistente causada por problemas físicos o cambios subyacentes, que incluyen:

Embarazo. Los cambios hormonales y el peso elevado del feto pueden dar lugar a la incontinencia de esfuerzo.

  • Parto. El parto vaginal puede debilitar los músculos necesarios para controlar la vejiga y dañar sus nervios y el tejido de sostén, lo que lleva a que el suelo pélvico descienda (prolapso). El prolapso puede empujar hacia abajo la vejiga, el útero, el recto o el intestino delgado de su posición habitual y hacer que asomen en la vagina. Dichas protuberancias pueden asociarse a la incontinencia.

  • Cambios a causa de la edad. El envejecimiento del músculo de la vejiga puede disminuir la capacidad de almacenar orina. Además, las contracciones involuntarias de la vejiga se vuelven más frecuentes a medida que envejeces.

  • Menopausia. Después de la menopausia, las mujeres producen menos estrógeno, una hormona que ayuda a conservar sana la membrana que recubre la vejiga y la uretra. El deterioro de estos tejidos puede agravar la incontinencia.

Prevención Aquí te dejo algunas recomendaciones que pueden ser útiles

  • Evitar el sobrepeso, ya que añade mayor tensión a los músculos pélvicos. Y estos mantiene a la vejiga y la uretra, y esta presión puede terminar causando pérdidas de orina.

  • Practicar ejercicios del suelo pélvico

  • Evitar alimentos que irriten la vejiga, como la cafeína, el alcohol y los alimentos ácidos

  • Evitar el estreñimiento con una dieta rica en fibra. Es importante evitar realizar esfuerzos para evacuar.

  • No aguantar las ganas de hacer pis, aguantar las ganas con la vejiga llena provoca distensión en la vejiga y hace que pierda el tono muscular y se vuelva más elástica.

Uno de los problemas asociados a la incontinencia es el uso diario de salvaslips y compresas desechables que provocan irritaciones y malos olores, por lo que aconsejamos el uso de compresas de tela de algodón orgánico que respetan el Ph de tú zona íntima, no huelen, no irritan y mantienen la zona seca y cómoda.

Nosotras aconsejamos empezar probando nuestros salvaslips reutilizables ya que son muchísimo más absorbentes que los desechables, y si las pérdidas son muy abundantes las compresas de tela de absorción normal.

3 visualizaciones0 comentarios